Tenemos que hablar, Hannah

Por Denise Duncan*

Hola Hanna Gabriels , no me conocés pero como mucha gente, yo a vos sí. Aunque el boxeo no me encanta, siempre me he sentido muy orgullosa de ver una mujer fuerte, afrodescendiente, luchando por su pasión y consiguiendo -a puro tesón y esfuerzo- lo que se propone. Así, te hablaré como mujer, como negra, como luchadora y como admiradora.

Alguna vez coincidimos en un acto en el que se te dedicó la celebración precisamente por eso: por ser mujer negra, exitosa y referente. Y al decir “referente”, Hanna, no me queda más remedio que decirte que tenemos que hablar. Tenemos que hablar, Hanna, porque ser referente es una responsabilidad enorme que significa no sólo hacer bien tu trabajo, sino servir de ejemplo. Un referente se hace responsable de sus decisiones, de la imagen que proyecta y de las oportunidades que aprovecha… o no.

Me enteré hace unos días de que una actriz no afrodescendiente hará tu papel en “La leyenda del triunfo”, la película sobre tu vida. Tenemos que hablar de esto, Hanna, porque me duele ver que no has visto que es un mensaje claro: una mujer negra exitosa tiene que ser interpretada por una mujer blanca… No entro a juzgar a la actriz que hará el papel, seguramente será buenísima y ella hace su trabajo… el problema es que no has hecho el tuyo, ese trabajo gratuito de ser un referente a todo nivel

Tenemos que hablar, Hanna, porque has perdido una oportunidad preciosa y has alimentado una práctica horrible. La población negra está cansada de no formar parte de la historia oficial, ahora imaginate lo que sentimos cuando una de las pocas historias sobre nuestros referentes se blanquean… y lo que sentimos de saber que se blanquea con tu permiso.

Voy a intentar explicarme mejor: que “bronceen” a una actriz blanca es una práctica racista. Contratar a una actriz blanca es decir que no hay negras valientes y fuertes que sean buenas actrices… ¿eso es así, seguro, Hanna? Es decirle a las niñas negras que -hagan lo que hagan- si algún día son la protagonista de una película, el papel protagónico no será de una como ellas, sino de una persona blanca.

Tenemos que hablar, Hanna porque has perdido la oportunidad de decir: “Yo, referente, ayudo a otra mujer a que sea referente. Yo, mujer negra, impulso la carrera de otra mujer negra y le doy trabajo. Yo, luchadora, doy la lucha por alguien que comparte mi lucha, mi vivencia, el racismo, la falta de oportunidades de entrada por su color de piel”.

Y sobre todo, Hanna, tenemos que hablar porque hoy me entristezco de que no hayas sabido verlo. Y de, personalmente, perder un referente.

————————

Denise Duncan es dramaturga y directora de La Pulpe Teatro. Estudió Comunicación Colectiva con énfasis en Periodismo en la Universidad de Costa Rica. Es Master en Estudios Teatrales y Audiovisuales por la Universidad de la Coruña. Además de estudiar dirección escénica y dramaturgia en el Institut del Teatre. Actualmente reside en Barcelona, España.

————————-

Se reproduce con autorización de la autora.

2 comentarios

  1. Todo lo dijo bien, además de desahogarme la garganta; es el sentir de algunas que como yo seguimos a Hanna con profunda admiración, la defendemos en espacios coloquiales de los que ella nunca tendrá noción, para nosotras esta es la voz de un coro milenario. Había que decirlo, alguien tenía que tomar la responsabilidad.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s