Un racismo nacional y transnacional: experiencias de mujeres en el área laboral

Un racismo nacional y transnacional: experiencias de mujeres en el área laboral

Pamela Cunningham Chacón

Mi historia en el ámbito laboral es similar a la de muchas otras mujeres que empezaron a trabajar hace unos 15 años en el sector privado. Empecé en un call center para poder pagar mis estudios y ayudar en la casa, y conforme pasaba el tiempo fui detectando algo particular. Algo que no podía identificar o vocalizar claramente, pues en ese momento no lo entendía. Ese algo, era un trato diferente, un trato particular, unas exigencias o expectativas para mí, que no había para otras u otros. Con el tiempo pude identificar esa diferencia como racismo.

Y no vengo aquí a hablar de casos de racismo directo y claro, aunque existieron, sino de ese racismo velado y silencioso que me hizo (y hace) dudar de mis capacidades y de mi conocimiento. Esas actitudes que hacen que una se sienta menos. Con el tiempo descubrí que esas actitudes eran diferentes cuando venía de mis coterráneos y que cuando venían de extranjeros.

Como les cuento, empecé trabajando en un call center, uno de los famosos sportsbooks o casas de apuestas, donde empecé como agente y en poco tiempo me convertí en supervisora. Este es un ambiente bastante machista y lleno de testosterona donde por ejemplo, no me querían dejar trabajar un horario nocturno “porque las mujeres no pueden con eso”, donde aunque yo hacia el doble del trabajo que mis compañeros varones, me pagaban menos. Donde mis jefes decían que ya tenían una supervisora mujer, que no podían tener más, porque se pelean. Donde fui testigo de que a una persona afro se le ofreciera menos salario que a una no afro, aunque tuviera más experiencia y conocimiento.

Yo estoy convencida que este ambiente es la excepción a la regla, la mayoría de las personas y compañías no se comportan así. Pero es claro para mí, que esto tuvo una gran influencia en la manera en que he llevado mi vida profesional, fue claro para mí que como mujer y como afrodescendiente, lo que decía mi papá, cuando yo era chica, era cierto: “uno tiene que trabajar el doble de bien para que le den la mitad del mérito”

Con el tiempo, la educación y la experiencia llegue a puestos de gerencia en compañías trasnacionales donde el tema de la diversidad es importante y se trata con respeto. Lugares donde hay esfuerzos específicos para visibilizar y dar cabida a quienes pertenecemos a minorías con poca representación. Hoy en día, en Costa Rica, tenemos compañías que hacen campamentos para que las niñas aprendan a escribir código y se interesen en las carreras científicas y matemáticas. Que apoyan a sus colaboradores LGTBI, asistiendo a la marcha del Orgullo y brindando financiamiento para proyectos de responsabilidad social.  Que respetan la diversidad étnica y racial, aunque no existan esfuerzos específicos para estos grupos, aun.

Pero para mí, lo más importante que han hecho estas compañías es llenar el vacío de visibilizar a los grupos minoritarios, el empoderamiento y la visibilización que se ha logrado a través de esfuerzos corporativos que han permeado en lo local. Pero bueno, no todo es miel sobre hojuelas. Al fin y al cabo en estas empresas trabajan personas socializadas localmente que evidencian el racismo estructural y social que tiene profundas raíces en el país.

Yo vine a conversar con ustedes de mi experiencia y se las puedo resumir así: buena, pero estresante. La verdad es que cuando uno es la única mujer afro (cuando no la única mujer) en cualquier ambiente (laboral o no), una se siente sola, aislada y talvez hasta incomprendida. Las diferencias culturas se hacen más evidentes, y se entiende temprano que lo que para mí es normal, es identificado como hostil para los otros.

Saberse minoría, es llevar a cuestas la reputación de todo un colectivo y cuestionar constantemente la percepción del otro. Si yo me equivoco, hago algo mal o tengo un problema con alguien, me van a juzgar solo a mí, o también a todas las otras mujeres afro de ahora en adelante? Les va a afectar en sus posibilidades de encontrar trabajo aquí? Me va a afectar a mí?

Entonces, debo de constantemente trabajar en que mis acciones no sean percibidas como negativas. No debo llegar tarde (porque los negros son impuntuales y no tienen ética de trabajo), no dejo enojarme (porque las mujeres negras tienen actitud y son agresivas), debo de trabajar duro y no quejarme (porque a los negros no les gusta trabajar), debo de usar el peinado “profesional”, la ropa adecuada y oler bien (porque los negros huelen feo y son cochinos).

Tampoco puedo dar mi opinión libremente. Recientemente lo experimente con la debacle con el libro Cocorí, donde las insinuaciones eran que todos los negros somos resentidos, no entendíamos realmente la literatura, que la intención del autor era otra (y más importante que nada), etc.

Entonces que hace uno en esta situación? Hay dos opciones, una es callar, ignorar, acomodarse a las expectativas y seguir trabajando. Esta es la opción más segura y preferida por muchas.

La otra es  hacer de lo personal algo político, utilizar las oportunidades que hayan para cambiar paradigmas y educar. Esta es la más arriesgada, donde si no se juegan bien las cartas, se puede terminar desempleada o excluida.

Lo que yo creo que definitivamente debemos hacer, es visibilizar la experiencia afro dentro de los espacios de lucha feminista. Se debe de exigir (y no solo la comunidad afro) que el estado le dé el espacio correspondiente a la cultura afro,  a los y las afrodescendientes en todos los aspectos, desde lo educativo hasta lo cultural, pasando por lo económico y estructural. Yo espero que algún día, no solo se acuerden de la comunidad afro en Octubre, con el día de las culturas sino que todas y todos desde el nivel escolar más básico podamos vernos identificados con los aportes que las nuestras han hecho al país

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s